24 may. 2011

Resolución de conflictos entre niños

Blog ¿Cómo resolvemos los conflictos?
Cuando un niño o niña aprende que los conflictos se resuelven a través de la ley del más fuerte, aplicará este esquema en su vida como adolescente y adulto. Aceptándolo en la sociedad (guerras justificadas, capitalismo salvaje, desigualdad social, etc.).
La violencia3 suele dar ‘resultados’ y ‘soluciones’ a corto plazo. Por eso es tan fácil que se aprenda y se aplique, a pesar que las consecuencias a largo plazo son negativas.

A largo plazo, la violencia suele producir personas inseguras que:
- O aplicarán la ley del más fuerte siempre que puedan y se esconderán detrás de una pantalla de persona físicamente o psíquicamente fuerte –aunque esto último suele más bien traducirse en insensibilidad. (Estaríamos hablando en este caso en realidad de una persona dura.) En muchos casos necesitarán reconfirmar ese papel de persona fuerte, a través por ejemplo una carrera profesional a todo coste o ejercer un papel dominante en sus relaciones con otras personas.

Llegando a la extrema contradicción: cuánto más violenta (más necesidad de expresar su superioridad) es la persona, más débil en el fondo se siente y es.
- O asumirán el papel de persona que se adapta siempre a las situaciones sin tomar en cuenta sus propios deseos. No opina, no se siente importante, hasta llegar al extremo de autolesionarse.


Las criaturas aprenden de los adultos como resolver los conflictos por tres vías:
1) El trato entre los adultos: como los padres y otras personas de referencia resuelven sus conflictos.
2) Cómo los adultos tratan a los niños y niñas.
3) Cómo los adultos manejan las relaciones entre las criaturas.

Si queremos que las criaturas no sean violentas entre ellas, es muy importante que las personas de referencia para ellas tampoco lo sean. Las criaturas (pequeñas), en gran parte, aprenden a través de la imitación, y se comportarán según ven en su entorno. Aquí es muy importante señalar el efecto dañino de la televisión, sobre todo en los más pequeños. Horas de películas y dibujos animados en los cuales sus héroes resuelven una y otra vez sus conflictos de forma violenta, son un ejemplo muy seguido e imitado. En sus juegos imitan a sus héroes, -más todavía si les compramos los atributos (armas) que utilizan- y así interiorizan estas actitudes como propias de una forma inconsciente. No importa si los ya un poco más mayores saben distinguir entre realidad y ficción, la interiorización de las actitudes y de los modelos para resolver los conflictos se hace de forma inconsciente, repitiendo una y otra vez las escenas. (Ese proceso de interiorización inconsciente también ocurre en los adultos, en este principio está basada la publicidad diaria y repetitiva.)

Los niños/as también aprenden de la forma como los adultos les tratan. Si no damos respuesta a sus necesidades, si pretendemos que nos obedezcan, si pensamos que les tenemos que explicar todo (porque nosotros lo sabemos y ellos no), intentamos convencer, no toleramos respuesta, gritamos, nos quejamos, insultamos, damos órdenes, etc., aplicamos una comunicación unidireccional del adulto (superior) hacia la criatura (inferior). El niño o la niña aprenderá que el más fuerte impone su voluntad al más débil, y lo aplicará también.

No atender sus necesidades, es una forma de violencia, en la cual el adulto ignora, es decir, convierte en un inferior absoluto a la criatura. Su reacción será sobre todo de sumisión o de traslado de la agresividad hacia otros. Pocas veces las criaturas pequeñas entrarán en reacción (una escalada) contra sus padres, las personas que más (les) ‘quieren’. (Cosa que puede cambiar en la adolescencia, y aun así será indirectamente, asumiendo actitudes de rebelión hacia a los padres).

La tercera forma como las criaturas aprenden de los adultos a manejar los conflictos es al ver a los adultos manejar las relaciones entre los niños y las niñas. En la medida que dejamos a las criaturas resolver sus conflictos de forma violenta, buscamos culpables (el malo), sólo intervenimos cuando la violencia sobrepasa ciertos límites, si ignoramos o minimizamos la violencia y sus efectos o intervenimos de forma violenta, también les estaremos enseñando y confirmando este modelo violento.

Hendrik Vaneeckhaute

Fuente: Escuela libre Tierra de Niños

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

El rincón de la paz Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez