4 mar. 2011

John Bowlby

John Bowlby fue un psicoanalista inglés que trabajó para la Organización Mundial de la Salud en 1951, donde expuso su teoría del apego. Debido a sus trabajos previos con menores mal adaptados y delincuentes se interesa en el desarrollo de los niños y comienza a trabajar en la Clínica de Guía Infantil en Londres.

El apego, según Bowlby, es un vínculo emocional que desarrolla el niño con sus cuidadores y le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).

El apego proporciona la seguridad emocional del niño: ser aceptado y protegido incondicionalmente. Este planteamiento también puede observarse en distintas especies animales y que tiene las mismas consecuencias: la proximidad deseada de la madre como base para la protección y la continuidad de la especie. Harry Harlow (1905-1981) con sus experimentos con monos y su descubrimiento de la necesidad universal de contacto le encaminó de manera decisiva en la construcción de la Teoría del Apego.

El bebé –según ésta teoría- nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres; la succión, las sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto, son acciones del bebé que le permiten vincularse con sus padres. Con este repertorio los bebés buscan mantener la proximidad con la figura de apego, resistirse a la separación, protestar si se lleva a cabo (como la ansiedad de separación), y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que explorar el mundo.

Más tarde Mary Ainsworth (1913-1999) en su trabajo con niños en Uganda, encontró una información muy valiosa para el estudio de las diferencias en la calidad de la interacción madre-hijo y su influencia sobre la formación del apego. Ainsworth encontró tres patrones principales de apego: niños de apego seguro que lloraban poco y se mostraban contentos cuando exploraban en presencia de la madre; niños de apego inseguro, que lloraban frecuentemente, incluso cuando estaban en brazos de sus madres; y niños que parecían no mostrar apego ni conductas diferenciales hacia sus madres. Estos comportamientos dependían de la sensibilidad de la madre a las peticiones del niño.

“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas crea un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad que le alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby).


Para leer más

Fuente: Wikipedia

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

El rincón de la paz Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Emocutez